DEMANDA DE CASACIÓN LABORAL_30

IMG_5167

ABOGADOS FRANCISCO VELASCO Y PAULA GONZÁLEZ

ABOGADO FRANCISCO JAVIER VELASCO VÉLEZ. PALACIO DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA. 2011

VLUU L200  / Samsung L200

La excepción de compensación de los pagares con sus intereses de mora propuesta por la Universidad de San Buenaventura parte demandada, fue declarada NO PROBADA por el despacho judicial. Guardo silencio dentro del ordinario laboral sobre ellos. Intento cobrarlos por senda separada en la jurisdicción civil. UN ERROR MÁS DE SUS ABOGADOS. Al no compensarlos el 11 de enero de 2005, es decir, al momento del despido inconstitucional, ilegal e injusto de su empleado, violó el artículo 1715 del Código Civil.

EXP.76001-31-05-005-2005-00185-01  RADICACIÓN  50379 ACTA 08 / 2011-03-15

Ord. Francisco Javier Velasco Vélez contra

Universidad San Buenaventura

APARTES DE LA DEMANDA DE CASACIÓN LABORAL DEL ABOGADO FRANCISCO JAVIER VELASCO VÉLEZ CONTRA LA UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA, Seccional de Cali, Colombia, Sur America.

FUNDAMENTACIÓN DE LA APRECIACIÓN ERRÓNEA DE LA PRUEBA (CARTA DE DESPIDO) POR PARTE DEL ad quem

La lógica jurídica nos dice, que cuando el ad quem, confirma en todas sus partes la sentencia del a quo,  la asume  completamente, es decir, la recoge, la hace suya, con todos su vicios y virtudes.

Al ser la CARTA DE DESPIDO un documento generado sin el lleno de los requisitos de FORMA ―VIOLACIÓN DEL DEBIDO PROCESO— por parte de su autora la UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA DE CALI, no puede ser ésta considerada como, el instrumento válido (MEDIO DE PRUEBA) que puso fin al CONTRATO DE TRABAJO A TERMINO INDEFINIDO, celebrado entre las partes en litigio, como lo hace la sentencia del ad quem. (VER FOLIO 784, PÁRRAFO SEGUNDO).

”LO QUE HA DECLARADO EL DESPACHO ES QUE EL DESPIDO NO SE AJUSTÓ A LOS LINEAMIENTOS CONSTITUCIONALES Y POR ENDE VIOLATORIOS DE LOS PRECEPTOS LEGALES, LO QUE SE (SIC) SUYO NO HACE INEFICAZ, NULO O INEXISTENTE EL DESPIDO O MEJOR LA CONSECUENCIA DEL OBRAR DE LA ENTIDAD, EN TANTO, LA DESVINCULACIÓN FUE UN HECHO Y POR ENDE SE CONSUMO CON LA COMUNICACIÓN ENTREGADA AL DEMANDANTE, DE AHÍ QUE LO QUE PROCEDA ES LA REPARACIÓN POR TAL CONDUCTA Y NO EL REINTEGRO”.

El ataque en casación que he propuesto, se reduce a examinar la HERMENÉUTICA JURÍDICA del texto visible a FOLIO 784, PÁRRAFO SEGUNDO, del expediente cuaderno principal, que resume en su totalidad el fallo del ad quem, por ello lo he transcrito arriba.

De manera respetuosa, invito a los HONORABLES MAGISTRADOS DE LA SALA DE CASACIÓN LABORAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE COLOMBIA, a comparar dicha transcripción con su original, visible a folio 784, párrafo segundo.

Una vez establecido que ese es el texto de la sentencia acusada y que su trascripción es correcta, muy respetosamente los invito a examinar lógicamente el texto, para establecer, si él es o no contradictorio.

  • Primeramente el texto acepta, reconoce, que al CENSOR la Universidad de San Buenaventura de Cali le violó el DEBIDO PROCESO,  al admitir que “………..EL DESPIDO NO SE AJUSTÓ A LOS LINEAMIENTOS CONSTITUCIONALES Y POR ENDE VIOLATORIOS DE LOS PRECEPTOS LEGALES…………”.

 

  • Sin embargo, inmediatamente dice todo lo contrario, pues pasa a justificar la actitud de la Universidadde San Buenaventura de Cali  y dice “…………LO QUE DE SUYO NO HACE INEFICAZ, NULO O INEXISTENTE EL DESPIDO O MEJOR LA CONSECUENCIA DEL OBRAR DE LA ENTIDAD, EN TANTO LA DESVINCULACIÓN FUE UN HECHO………….” Es decir, no importa la manera, la forma, solo interesa si se dio el HECHO a secas, sin preguntarse, si se hizo conforme con el orden jurídico o por fuera y por encima de él. Es claro que de acuerdo con la prueba que obra en los autos, el intento de despido se dio por la fuerza, esto es, sin la observancia del procedimiento señalado en la ley ordinaria de la educación superior (LEY 30 DE 1992 CON SUS LEYES, DECRETOS Y RESOLUCIONES COMPLEMENTARIAS), Y DEMÁS NORMAS CONSTITUCIONALES, LEGALES Y PRECEDENTES CITADOS de manera reiterativa en esta de demanda, que debieron ser respetadas y observadas por la Universidad de San Buenaventura, Seccional de Cali, antes de intentar despedir a francisco javier velasco vélez su DIRECTOR ADMINISTRATIVO GENERAL, de manera física y formal, requisito sine qua non, necesario, de cuyo cumplimiento depende que el despido se pueda entrar a considerar hecho en legal y  debida forma. Por eso mal puede, la sentencia del ad quem conceder consecuencias jurídicas a una VÍA DE HECHO. Lo que hace al despido ineficaz y a la carta invalida, nula de pleno derecho, por mandato y voluntad del pueblo de Colombia (artículo 29, parte final de la norma de normas).
  • El ERROR GARRAFAL del honorable tribunal ad quem, consistió en que PARTIÓ DEL SUPUESTO de que la CARTA DE DESPIDO era legal, legitima (ver folio 784, párrafo segundo), lo que es un contrasentido —pues las cosas son o no son― esa es la cuestión, es decir, no puede ser legal para unas cosas e ilegal para otras al mismo tiempo. Que es la conclusión que surge de lo afirmado en dicho folio (ver folio 784, párrafo segundo).

Obviamente, eso no es, PORQUE LA ILEGAL E INJUSTA CARTA DE DESPIDO ES UN ACTO JURÍDICO CONTRARIO A DERECHO, ES DECIR, INVALIDO DE PRINCIPIO A FIN, así lo considera el artículo 29, inciso final de la NORMA FUNDAMENTAL. Así las cosas, la ilegal e injusta CARTA DE DESPIDO no puede ser considerada como MEDIO DE PRUEBA DE NADA, y mucho menos como el DOCUMENTO LEGAL que puso fin a la RELACIÓN JURÍDICO LABORAL, ésta si completamente VÁLIDA. No podemos PONER FIN A UNA COSA VÁLIDA CON UNA COSA INVÁLIDA, por que sería totalmente injusto hacerlo, y riñe con los más elementales principios de la lógica y de la hermenéutica jurídica.

  • En seguida dice que el retiro se consumó con la entrega de la CARTA DE DESPIDO “…..LA DESVINCULACIÓN FUE UN HECHO Y POR ENDE SE CONSUMÓ CON LA COMUNICACIÓN ENTREGADA AL DEMANDANTE…………”. Es decir, el despido no observó lo dispuesto por la ley, pero como la desvinculación física fue un hecho, el despido lo considera existente, válido, eficaz.

Que tal esta lógica, que sólo mira al hecho desnudo, pero no examina la naturaleza jurídica del mismo, esto es, no observa si el hecho es lícito o ilícito, simplemente reconoce que el hecho del despido se dió, sin preguntarse, si el mismo fue conforme con la ley o si el obrar de la entidad se ajusto al derecho. La sentencia claramente acepta que la VÍA DE HECHO de la entidad basta, para que los jueces le den consecuencia jurídica a la CARTA DE DESPIDO. Eso no puede ser, por que si aceptamos que ello es así, entonces estamos reconociendo efectos jurídicos favorables a las VÍAS DE HECHO de los infractores, es decir, al CAOS, al DESORDEN, a la INDISCIPLINA JURÍDICA, según eso -da lo mismo DESPEDIR MAL, QUE DESPEDIR BIEN- lo que es un contrasentido.

Según eso, da lo mismo despedir a un DIRECTOR ADMINISTRATIVO GENERAL sin observar el procedimiento señalado en la ley 30 de 1992, artículos 6, 48, 49, 50, 51, 52 (Ordinaria de la Educación Superior Colombiana); Ley 190 de 1995, artículo 46; Decreto 698 de 1993; Decreto 1176 de 1999 y RESTO DE NORMAS CONSTITUCIONALES, LEGALES Y PRECEDENTES (ratio decidendi) CITADOS, que despedirlo, observando dicho CUERPO DE NORMAS. Si ello es así, pregunto yo ¿Para que el orden jurídico? ¿Para que todo ese conjunto de normas? Si ello es así, entonces ellas sobran.

Es decir, ―DA LO MISMO DESPEDIR MAL QUE DESPEDIR BIEN— ya que lo que vale es la desobediencia normativa, el caos jurídico, el imperio de la vía de hecho, cosa que no puede ser por obvias razones morales, éticas, políticas, económicas, que tienen necesariamente relación  con el orden, la equidad, la paz social y la justicia que debe reinar dentro un verdadero estado social de derecho.

Que es respetuoso de sus normas y de sus derechos, y que no permite que ningún asociado, sea quien sea, se las pase por la faja, o como se dice, por la galleta, como ocurrió lamentablemente en este caso.

La ORDEN FRANCISCANA DE LOS HERMANOS MENORES DE LA PROVINCIA DE LA SANTA FE DE COLOMBIA  no podía adelantar dentro de la UNIVERSIDAD SAN BUENAVENTURA, SECCIONAL DE CALI, ninguna INVESTIGACIÓN SECRETA (hecha bajo el sigilo extremo) como verdaderamente ocurrió, ni tampoco PÚBLICA, porque está, sólo la puede adelantar la institución Y NO UN TERCERO, COMO REALMENTE SE DIÓ, en presencia de la persona que para estos menesteres envía el Ministerio de Educación Nacional, para supervisar y velar que se observe el debido proceso y se respeten los derechos y las garantías constitucionales de los presuntos acusados, al obrar la ORDEN FRANCISCANA DE LOS HERMANOS MENORES (UN TERCERO) como lo hizo, terminó HACIENDO DE JUEZ Y PARTE, pero además usurpando las funciones de intervención del señor Presidente de la República, conducta que está totalmente prohibida por el Código Penal (artículo 425) y por el precedente jurisprudencial de vieja data de las altas cortes. CORTE CONSTITUCIONAL., Sentencia T-301 de julio 10 de 1996, M. P. EDUARDO CIFUENTES MUÑOZ, en donde específicamente se refiere al hecho de la necesidad  adelantar una INVESTIGACIÓN PREVIA SUMARIA, cuando de INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN SUPERIOR se trata.

Allá la violadora del debido proceso fue la UNIVERSIDAD PONTIFICIA JAVERIANA, en éste, la transgresora del debido proceso, y denegadora de justicia fue la UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA, Seccional de Cali.

Este fallo viene al caso sub examine, como anillo al dedo.

Su ratio decidendin tiene valor vinculante con el caso sub lite, porque los honorables falladores, deben asegurar la unidad en la interpretación constitucional en el ordenamiento y un tratamiento en condiciones de igualdad frente a la ley, que asegure la seguridad jurídica (C-104 de 1993, M.P. ALEJANDRO MARTINEZ CABALLERO).

Es de tal medida vinculante, que los honorables despachadores si deciden apartarse de la ratio decidendi del fallo T-301 de julio 10 de 1996, M. P. EDUARDO CIFUENTES MUÑOZ, con fundamento en el principio de autonomía de los jueces, estan obligados a exponer una carga argumentativa que justifique su decisión contraria, en respeto del principio de igualdad (T-583, jul. 26/2006, M.P. MARCO GERARDO MONROY CABRA)

La UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA DE CALI, no cumplió con los presupuestos indispensables para legitimarse validamente, y conseguir que el ACTO JURÍDICO así creado, es decir –revestido de los actos previos señalados en la ley– pueda producir los EFECTOS JURÍDICOS esperados, o sea, poner fin al CONTRATO DE TRABAJO A TERMINO INDEFINIDO celebrado el 17 de septiembre de 1990, con FRANCISCO JAVIER VELASCO VÉLEZ, su DIRECTOR ADMINISTRATIVO GENERAL.

Sin embargo, hemos visto claramente ya, que ello no se hizo, es decir, la UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA DE CALI, se saltó, paso por alto, omitió, el procedimiento expresamente señalado en la ley 30 de 1992, artículos 6, 48, 49, 50 ,51 ,52 (Ordinaria de……………

HONORABLE MAGISTRADA PONENTE DRA ELSY DEL PILAR CUELLO CALDERÓN SALA DE CASACIÓN LABORAL CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, DRA DINORA CECILIA DURAN NORIEGA SECRETARIA HONORABLE SALA DE CASACIÓN LABORAL CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, CORTE CONSTITUCIONAL, CONSEJO DE ESTADO, CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA, DRA MARIA DEL CARMEN HERNANDEZ CARRIAZO SECRETARIA HONORABLE TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE SANTIAGO DE CALI, DR WILLIAM ROLDÁN MORÁN SECRETARIO JUZGADO QUINTO LABORAL ADJUNTO DE DESCONGESTIÓN DEL CIRCUITO DE SANTIAGO DE CALI, UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA SECCIONAL DE CALI, USB CALI, ORDO FRATRUM MINORUM, JOSE RODRIGUEZ CARBALLO

honorable magistrada ponente dra elsy del pilar cuello calderón sala de casación laboral corte suprema de justicia, dra dinora cecilia duran noriega secretaria honorable sala de casación laboral corte suprema de justicia, corte constitucional, consejo de estado, consejo superior de la judicatura, dra maria del carmen hernandez carriazo secretaria honorable tribunal superior del distrito judicial de santiago de cali, dr william roldán morán secretario juzgado quinto laboral adjunto de descongestión del circuito de santiago de cali, universidad de san buenaventura seccional de cali, usb cali, ordo fratrum minorum, jose rodriguez carballo


2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “DEMANDA DE CASACIÓN LABORAL_30

  1. Estando debidamente probada la arbitrariedad cometida por la UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA, Seccional de Cali, parte demandada con su DIRECTOR ADMINISTRATIVO GENERAL antes de intentar despedirlo de forma inconstitucional, ilegal e injusta, y demostrada plenamente dentro del plenario que ésta fue formal y material, su CONTROL sólo formal por parte del ad quem,…”……….no sólo es recortado sino que en sí mismo anticipa una grave impunidad, generando, por contera un oprobioso privilegio consistente en poder violar el ordenamiento jurídico sin consecuencias y reclamando para esa mácula intangibilidad que sólo se prodiga a la auténtica aplicación e interpretación del derecho……….” Sent T-173/93, M.P. JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ GALINDO; Sent T-231, mayo 13/94. M.P. EDUARDO CIFUENTES MUÑOZ.

    • La inconstitucional e ilegal sentencia de segunda instancia proferida por el honorable Tribunal ad quem dentro del caso laboral de Francisco Javier Velasco Vélez, su DIRECTOR ADMINISTRATIVO GENERAL contra la Universidad de San Buenaventura, Seccional de Cali, se encuentra en este momento ante la honorable sala de casación laboral de la Corte Suprema de Justicia para su anulación y posterior rectificación. Sentencia en donde el honorable Tribunal ad quem sólo sanciona la falta de justa causa para despedir (aplicación del artículo 64 del C.S.T.), pero que deja sin castigo la violación del debido proceso, y por ende, del incumplimiento de su contrato laboral a termino indefinido, legalmente celebrado con la universidad, de que fue objeto el CENSOR antes de ésta intentar su despido, es decir, posterior a la violación de su debido proceso, hecho que consumó al elaborar y redactar físicamente la ilegal e injusta carta de despido y al retirar físicamente por la fuerza al CENSOR de la fundación, cosa que no podía hacer, conforme con lo dispuesto por la Constitución Política (art. 29 y 69), con la Ley 30 de 1992 y sus decretos reglamentarios, con el precedente de vieja data de las altas cortes (t-301/1996 M.P. EDUARDO CIFUENTES MUÑOZ), con el artículo 60 del Estatuto Orgánico de la Universidad, con el artículo 52, ordinales 10 y 11 del Reglamento Interno de Trabajo de la Institución, con los artículos 47, 55 y 62 parágrafo del Código Sustantivo del Trabajo, con el artículo 1546 del Código Civil entre muchos otros más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s